MILLIONS Online Satellite: 2 x $10,300 Gtd. $530 de buy-in. Comienza en

1 Horas
35 Minutos
32 Segundos
Jugar ahora
Close

Poker School

Cómo jugar contra jugadores tight en la mesa de poker | partypoker

Jugar contra jugadores tight puede ser difícil, pero hay algunas técnicas que pueden ayudar. Aquí le explicamos cómo jugar contra diferentes tipos de jugadores tight:

Juegue como juegue, pronto se encontrará con jugadores tight. Controlan mucho el número de manos que juegan y solo se quedan en la mano si están seguros de tener buenas manos. Pueden ser lo oponentes más complicados, ya que es más difícil sacarles algo. Así que aprender a jugar con jugadores tight es esencial en el poker.

Contra el tight-agresivo

Este tipo de jugador se suele considerar el jugador más potente en el poker. Son tight porque solo juegan cuando tienen una mano buena, y son agresivos porque cuando se meten a la acción suben en vez de igualar. Si quiere seguir en el juego, esto le obligará a pagarlo por lo que es mejor estar seguros de tener una buena mano.

Puede ser que la forma más sencilla de combatirlos sea retirarse cuando comienzan a apostar. Sabe que tienen una mano buena, no se enfrente. Si tienen un oponente que parece invencible, no hay que avergonzarse de dejarle el camino libre.

Si por otro lado, le apetece enfrentarse a este supuesto oponente invencible, debe saber cómo hacerlo correctamente. Jugar de forma loose-agresiva es el mejor enfoque, pero se trata de una táctica que requiere habilidad y seguridad para poder salir de la jugada victorioso. Este enfoque no vale si usted se considera principiante.

Jugar loose significa que jugará una selección de manos más amplia, incluidas menos buenas. Aunque signifique que menos manos tendrán tanta fuerza al final del juego, también creará inseguridad en los demás sobre lo buenas que son sus propias manos. Luego puede aprovechar esta incertidumbre.

La ventaja de los jugadores loose-agresivos sobre los tight-agresivos es que los últimos suelen sobrestimar sus manos. Lo hacen jugando equivocadamente según lo buena que sea su mano antes del flop y olvidando que lo que podía parecer una buena mano puede no ser tan buena tras el flop.

Mientras los jugadores loose-agresivos pueden utilizar su reputación para jugar manos que no siempre son demasiado buenas para obligar a menos jugadores a retirarse, asegurándose así un bote mayor. Por otro lado, al apostar agresivamente pueden obligar a otros jugadores a retirarse aumentando el "valor de retirarse", el dinero del bote y el número de jugadores que compiten por él.

Es importante recordar las posiciones al jugar contra jugadores loose-agresivos. Jugará mucho más en la arriesgada posición inicial que con los tight-agresivos.

Contra el tight-pasivo

Ahora que tenemos al chacal, el tight-agresivo, fuera de juego, es hora de enfrentarnos al menos amenazante estilo tight-pasivo. Alguien que juega así también jugará solo con buenas manos (es decir, juegan tight), aunque apostarán o subirán pocas veces. Estos jugadores tienden más a igualar o pasar. Esta timidez hace que a los jugadores tight-pasivos se les pueda echar del bote con relativa facilidad. El consejo clave es ser agresivo al enfrentarse a ellos.

Contra una mesa tight

Jugar contra un solo jugador tight-agresivo puede ser complicado, pero por lo menos puede ser firme y retirarse cuando empieza el combate. Es mucho más difícil jugar con éxito contra toda una mesa de jugadores tight.

Probablemente lo más sencillo sea levantarse e irse. Si esto no le atrae o no puede hacerlo, hay algunos consejos que pueden ayudar.

Suele ser más fácil leer a los jugadores tight que a los loose ya que solo apuestan y suben si tienen una buena mano. Aprovéchelo y no tema subir los botes ya que esto les espantará si tienen una mano débil. Por otra parte, si suben usted debe ser precavido y retirarse ya que esto suele indicar que tienen una mano muy buena.

Los jugadores tight tienden a evitar apostar si el flop es mayormente cartas bajas, ya que esperan una mano mejor y superior. Esta es su oportunidad para apostar y echarlos del bote. También debe aprovechar su posición en la mesa. Cuanto más posterior sea su posición, más fácil le será leer a los oponentes que apuesten al principio ya que sus apuestas suelen indicar el valor de sus manos, lo contrario que en una mesa loose donde los jugadores apuestan también con manos débiles.